Trabajo on line: no son “trabajadores”

Es una realidad que la  pandemia precipitó el incremento del trabajo on line; deslocalizado. Se estima que un 16 % trabajó en esta modalidad y que se hacía necesario legislar. En tales circunstancias sectores del gobierno sancionaron en el Parlamento una ley, aplicable al ámbito privado, que fue cuestionada por  el FA, que no la votó, y el PIT-CNT. Para empezar, parece una sutileza, se habla de teletrabajadores, no de trabajadores que hacen tareas remotamente. Durante la pandemia, de alguna manera, los empresarios impusieron las condiciones y la ley sancionada deja muchos baches; generalmente a favor del más fuerte en la relación capital-trabajo. La ley no obliga a someterse a tal mecanismo; plantea que sea voluntaria. Se fomentan acuerdos  individuales, como si las partes estuvieran en igualdad de condiciones y se flexibiliza el asunto de las 8 horas; por extensión se erosiona la actividad sindical. Los autores de la ley tendrán que explicarle a su correligionario ministro de Trabajo, como se inspeccionarán las condiciones de trabajo y el aporte de materiales e insumos que debe suministra el empleador. Todo en nombre de la modernidad. El informe de la comisión de Diputados que trató el asunto exime de comentarios, al sostener que “el teletrabajo reduce al mínimo la conflictividad laboral, siendo esto una ventaja para ambas partes de la relación laboral”, pues “disminuye el ausentismo laboral, promoviendo una mayor productividad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: