Gauchada multicolor

La pandemia demoró la presentación del anteproyecto de ley de urgente consideración (LUC), que se hizo el 27. Los plazos correrían desde el 4 de mayo.  Ahora el articulado, con infinidad de materias, buena parte de ellas fuera de cualquier urgencia, deparó una sorpresita. Los dos últimos artículos (501 y 502) son un retroceso desde el punto de vista de las capacidades regulatorias, ambientalmente hablando, de los predios rurales. Al parecer, algún redactor se “sensibilizó” con planteo correligionario,  de lobbysta o aportante de campaña. La “sorpresa” la dejó expuesta, en Montevideo Portal, Eduardo Gudynas, analista en temas de ambiente y desarrollo, y defensor de la Naturaleza, integrante del Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES) e investigador. El experto explica, “ahora se busca  que en la delimitación de sitios de conservación como parques nacionales o paisajes protegidos sólo podrán estar incluidos los predios propiedad del Estado o los de particulares que voluntariamente (Subrayado nuestro) lo acepten.Lo que ante aquellos propietarios que no acepten acatar medidas de protección necesariamente se les deberá expropiar sus campos”. Es obvio que para alguien es “urgente” “desmontarlas y regresar a la ley de áreas protegidas del año 2000”. Con cautela, Gudynas dice que la iniciativa “resulta sorpresiva”. Los apologistas del libre mercado aducen que las medidas proteccionistas atentan contra la sacrosanta propiedad privada. Hurgando, da pista sobre las resistencias y ubica sus inicios  en la ampliación del área protegida en la quebrada de los cuervos, Treinta y Tres; establecida, al filo de su mandato por el gobierno anterior. (Porcentualmente es muy poco el espacio protegido nacional) Además, acota, “hay  una oposición desde quienes ahora están en el Ministerio de Industria del nuevo gobierno ya que a su juicio eso impondría restricciones sobre la minería que se intenta potenciar en la zona”. Por su parte, “el intendente de Treinta y Tres llegó a decir que ampliar la protección de la quebrada en su propio departamento era casi un “terrorismo de Estado”, una “vergüenza” y una “aberración”. El sector forestal, también se muestra resistente. Curiosamente fue designado director Forestal del Ministerio de Ganadería -que tiene cierta competencia- el ingeniero Carlos Faroppa otrora asesor estratégico de UPM Fray Bentos y ex presidente de la Sociedad de Productores Forestales; que también se ha quejado. Señala que desde el Ministerio de Industria piensan que la protección de la quebrada conspira contra el desarrollo de la minería. El fenómeno, empresarios o asesores “asaltando” el gobierno, -como ahora-, no es nuevo: lo hemos visto acá y, cerquita, en el gobierno de Macri. Ah, pero éste no es un gobierno de las empresas. Son habladurías.

A %d blogueros les gusta esto: