Contra Antel

El herrerismo, que hoy conduce el gobierno nacional con el 28 % de aprobación electoral, tiene cierto rechazo a la intervención del Estado. En los 90, -que había sido su última intervención gubernamental-, intentó privatizar, logrando hacerlo en servicios “secundarios” (cobro de facturas, cortes, reconexiones, reparaciones, mantenimientos, etc) y privatizando el puerto; hoy sumido en un episodio escandaloso. A veces lo hacen, embistiendo a lo bagual, otras, desplegando distintas iniciativas que van socavando. El hecho que muchos directores, hasta ayer jerarcas de empresas privadas de la competencia, estén al mando dice mucho. Por ejemplo, la presidenta de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (URSEA), Mercedes Aramendia, al igual que su colega de Antel viene de Movistar. Las políticas comunicacionales se orientan en perjuicio de las empresas estatales. Con el decreto de setiembre del año pasado se ampliaron los límites para la publicidad televisiva. Antes, la misma era de 30 segundos por cada hora de emisión; ahora pasó a 60 en tal lapso. Además se rebajó el precio de la multa frente a incumplimientos.  Hay intentos de desmonopolizar  servicios de internet; apetecible negocio que se quiere arrebatar al país. La portabilidad numérica, votada con la LUC, tiende a favorecer a las multinacionales. La última decisión fue atender un viejo reclamo de las multinacionales: bajar el precio de la interconexión entre empresas telefónicas. Cuando llamamos desde nuestro celular al de otra empresa debemos abonar un canon. La medida, dado que Antel tiene la mayor incidencia en el tráfico, perderá millones. Para la empresa de todos los uruguayos, informa la publicación Mate Amargo, “esta decisión implica una pérdida de 6, 5 millones de dólares, ya que hasta ahora las multinacionales pagaban a la empresa estatal  1,70 pesos y a partir de ahora será 0,88 pesos por minuto o fracción, más IVA hasta el año 2023”.¿Trasladarán rebaja a sus usuarios? Difícil que el chancho chifle. La publicación, que no encuentra lógica a la medida, explica que  “hasta hace un año y medio era ella (Aramendía) la encargada de reclamar frente a la URSEC que le bajen las tarifas a Movistar”.

La tarea de desmontar las empresas públicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: