UPM se hace la distraída

El SUNCA mantiene conflicto con una empresa tercerizada que trabaja para UPM. El conflicto se originó por una “grosera persecución” a una trabajadora.  
Daniel Diverio, secretario general del sindicato, informó que “no se trata de asuntos salariales ni por aumentos, sino en defensa de una compañera que ha sido perseguida brutalmente”. Un capataz, medio cavernícola, no soporta la presencia femenina en obra. Como la empresa no atendió planteo, los trabajadores, luego de intensa asamblea, paralizaron la obra; cosa que sucede desde hace una semana. En el emprendimiento multinacional han ingresado liberados, personas con capacidades diferentes y mujeres. El acuerdo lo generó la organización sindical. Para destrabar conflicto se negocia a nivel del MTSS. El próximo 15 de julio, el Sunca realizará un paro parcial, bajo la consigna “Trabajo para todas y todos”, en todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: