Intervención urbana con otra cabeza

En cada uno de los territorios se reanuda la actividad electoral en la disputa por los sillones departamentales. En Paysandú, por ejemplo, la actual administración puso a consideración de la sociedad un fideicomiso, a 20 años, para efectuar un conjunto de obras. Con empuje desde los gobiernos nacionales anteriores se comenzó a pensar la ciudad con otra perspectiva que tiene que ver  con el desarrollo territorial, el uso democrático del suelo, la cohesión y la densificación de la trama urbana incorporando diversas poblaciones y actividades. Si el debate transcurre por este andarivel sería sustancial; lejos del chiquitaje. La actual gestión tiene en proceso, junto a la ANP, los nuevos accesos al puerto, el paseo costero y el desarrollo del proyecto integral en el predio de la ex Paylana -ciudad en la ciudad- con fuerte presencia de las cooperativas de vivienda. Ahora, un grupo variopinto de profesionales, lanzó el proyecto Distrito Park. Los promotores indican que, desplegado sobre  la costa del Río Uruguay, se trata de la construcción de una nueva pieza territorial, un distrito de servicios y vivienda, que adquiere presencia a escala metropolitana. 23 hectáreas de suelo fiscal (departamental) intervenidas en 2 etapas, resignificadas a través de una operación topográfica”.
La misma “busca posicionar a la ciudad de Paysandú como un enclave de alta especificidad a nivel regional, a través de la generación de plusvalía creativa y la venta” de diversos servicios. El programa, a consideración de los diversos actores, incluirá, 1500 viviendas; unas 300 por el sistema cooperativo. Torres, instalaciones universitarias, hotelería ejecutiva, polideportivos y centros culturales  son parte integrante de la pieza territorial. Se piensa en sucesivas etapas y participación de privados. La zona en cuestión, (Batlle, entorno club Remeros, Av. Salto) Es un proyecto de unos 120 millones de dólares, pero el gobierno departamental corre con una erogación sensiblemente menor. Lejos del fomento de barrios privados. En tal perspectiva, también se piensa jerarquizar otros espacios, algunos en manos de la Intendencia (Corralón municipal, oficina de Turismo frente a Plaza Constitución, etc.) que pueden contribuir a una ciudad con otras características y, de paso, generar mano de obra, siempre necesaria.
Se ha señalado en el Semanario local 20Once que “sin dudas que a nivel local, el antecedente de Paylana nos parece que marca un rumbo. Pero es necesario ir por más”. Sin complejos.

A %d blogueros les gusta esto: