Frontera dual

Tras movida de los intendentes del litoral (Salto, Paysandú y Río Negro) y sus respectivos centros comerciales, el Poder Ejecutivo (PE) estableció un conjunto de medidas´-, no las solicitadas por los involucrados´-, para mitigar la diferencia cambiaria con Argentina y Brasil. El tema de la frontera, sobre la que el país no tuvo ni tiene políticas, es complejo en su resolución. Ahí conviven familias, a un lado y otro, aspectos culturales, vínculos laborales, intercambios diversos que trascienden lo estrictamente comercial. El PE estableció que comercios ubicados hasta 60 kms de la frontera y hayan facturado menos de 20 millones de pesos en el año anterior tendrán exoneraciones. Algunas tienen que ver con las tarifas públicas como ser “bonificaciones de los cargos fijos en la telefonía” y descuento del “25% de los cargos fijos de internet de Antel. En relación a UTE se va a bonificar 100% de los cargos fijos y por potencia contratada para estas empresas que consuman menos de 40 kilovatios, mientras que OSE también exonerará de los cargos fijos” explicó el periódico cooperativo La Diaria. A la sordina, existe cierta controversia comunitaria. El hombre común dice que en este periodo de “cierta bonanza” los comerciantes no tuvieron una política de alivio de precios y que es casi inherente ir a ciudades vecinas y volver con el surtido y de paso almorzar o cenar. Tampoco hubo políticas sobre incorporar personal, mejorar condiciones laborales, etc. Es complejo articular intereses que aparecen contrapuestos. Determinadas iniciativas gubernamentales requerirán ley. Habrá que ver si la ayuda a los comerciantes, redundarán en cierto alivio en los precios; como se plantea. En el litoral, la apertura de los puentes será la prueba de fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: