Bella Unión, entre el olvido y las luchas históricas

El pasado mes (13 de mayo) la ciudad fronteriza -el punto más distante de la capital del país- cumplió sus 191 años. Zona habitada por charrúas y guaraníes fue, desde su nacimiento, moldeando su personalidad. Epicentro de las luchas cañeras, en los 60, 70, -planteando humanas condiciones de vida y denunciando el latifundio- encabezadas por el mítico Raúl Sendic y UTAA. Hoy el corte de caña -con la pelea de los peludos para que se respeten condiciones y se aplique los protocolos ante la pandemia- y Alur, inaugurada durante gestiones anteriores y los empleos municipales, sostienen las economías familiares en un territorio fronterizo. De mucha ida y vuelta y hablar mixturado. Se intenta dotar de cierta infraestructura, financiada por el Estado, para potenciar el turismo fluvial y rural con anclaje en el Corredor de los Pájaros Pintados.

A %d blogueros les gusta esto: