Nadie tirado

 La UdelaR, dentro de sus posibilidades, procura que sectores procedentes de hogares trabajadores y de los sectores más postergados puedan llegar a la Institución, permanecer y completar formación. Por ello despliega un conjunto de herramientas y ha potenciado la descentralización territorial generando los Centros Regionales. Tras relevamiento interno entre su estudiantado  firmó un convenio con Antel, la empresa de los uruguayos, –a la que el gobierno pugna por entregarla-, para atender las dificultades de conectividad fruto de la situación económica. Durante la pandemia, la UdelaR creó la “beca laptop”, que implicó la entrega de 800 máquinas; se crearon plataformas digitales y ahora se le anexa conectividad.  “Pretendemos  asegurarnos,  manifestó el rector Rodrígo Arim, que nadie quede en el camino en este momento tan complejo que vive la educación en Uruguay”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: