Estado de alerta

En los últimos años distintos colectivos con sus luchas han ensanchado derechos. Nadie regaló nada. La asunción de las derechas en países de América Latina pone a estos grupos en estado de alerta. Por ejemplo, en Uruguay en el 2012, tras enorme esfuerzo, sorteando posiciones políticas retardatarias, religiosas, conservadoras, se votó la  Ley 18.987 que permite la interrupción voluntaria del embarazo.  Por lo tanto asegurar las condiciones de acceso a quienes lo decidan es responsabilidad del estado manifestó la Secretaría de Género Equidad y Diversidad de la central obrera. El comentario no es extemporáneo. Los sectores refractarios a estos avances aprovechan las circunstancias para intentar volver al medioevo. Además de monitorear situación, que requiere mucha militancia más allá de los avances manuscritos, en relación a la ley de interrupción, la Secretaría de la central está planteando al MSP que convoque a la Comisión Nacional Asesora en Salud Reproductiva. “Este es un espacio que nos posibilitará seguir aportando para monitorear y de esta forma asegurar el mejor funcionamiento de los servicios de interrupción voluntaria del embarazo en todo el país, asegurando la existencia de recursos necesarios para el acceso a los métodos más seguros y la elección más apropiada para la mujer que lo solicita” expresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: