Con clase

Hace algunos días, el sindicato único de la construcción, SUNCA, cumplió 63 años de lucha, con un combativo perfil de clase. En 1958,  tras fermental proceso nacía a la vida, ya que los dirigentes de entonces   “fueron capaces de dejar sus mochilas…(…)… “cargadas de derrotas” y dar un paso superador. Las cooperativas, en sus obras, saben de la presencia de los trabajadores organizados, a veces en la discrepancia y en el conflicto; pero sin perder de vista que ambos están de un lado del mostrador. La sociedad uruguaya sabe de su presencia, a nivel nacional, con acciones solidarias o en convenio, para dar una mano a los más embromados. Como otras tantas organizaciones junta firmas para plebiscitar 135 artículos de la LUC. Su accionar, es “una cuestión de clase”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: