El cristal con que se mire

Benjamín Nahoum (*)

La pandemia trajo a primer plano el dilema de poner en cuarentena a toda la población (ya que no se podía diagnosticarla para poner sólo a los enfermos), comprometiendo con ello el equilibrio de la economía: la preocupación que el déficit fiscal no sobrepasara el 2 o 3%, (cuando había llegado al 5) ahora es la aceptación resignada de que pasará el 7 u 8, y que el PBI dejará de subir sin pausa y bajará 5% o más en un solo año.

Es que, puestos a elegir entre dejar que se muera la gente o la economía, nadie, a izquierda o derecha, desde miradas socializantes o liberalizadoras, dejará de optar por la gente. Entre otras cosas, porque si se muere la gente, ya no importa la economía. Sin embargo, este mismo dilema se presenta en otras circunstancias y la respuesta no es la misma, o al menos no es tan clara. Veamos dos de ellas.

También se muere gente -mucha, más que por el coronavirus- por desnutrición, trabajo insalubre o riesgoso, o atención de salud inadecuada. Y esto es consecuencia de una economía que favorece al fuerte en vez de al débil, porque, según el Presidente, el fuerte es el que tira del pelotón (el Presidente se hizo un lío con la estrategia del “malla oro”, pero quería decir eso).

El otro ejemplo es el que contrapone la salud de la gente (y la del planeta, sin la cual la gente no puede tener salud) con el crecimiento de la economía, cuando se trata de admitir -y hasta de promover- inversiones que harán crecer la torta y por derrame mejorarán la situación de la sociedad (por goteo para los trabajadores y a canilla abierta para los inversionistas).

Tentados por esa idea, se aceptan inversiones en minería a cielo abierto, monocultivos o cultivos transgénicos, que dejan poco a la economía de los pobres, aunque produzcan dividendos suculentos y muevan las cifras de la macroeconomía a placer de los organismos multilaterales de crédito.

Estos son, también, dilemas de salud versus economía. Pero con un resultado diferente en la inclinación de la balanza.

(*) Ingeniero civil, docente universitario, vinculado desde hace mucho tiempo a los problemas sociales y en particular a la problemática de la vivienda, especialmente del  cooperativismo, y autor de investigaciones y escritos sobre el tema. 

A %d blogueros les gusta esto: