Tragedia con maldita policía

Los datos sobre asesinatos de niños y jóvenes a mano de los aparatos represivos de ciertas ciudades brasileñas son estremecedores.Los arrebatos de vida recaen sobre los más pobres y, en particular, negrosLas frías cifras dicen que las Policías de San Pablo y Río de Janeiro son responsables de un 44 y 27%, respectivamente de los asesinatos. El pasado año mataron a 787 personas; 80% negros. Seguramente haya un subregistro; si se es más minucioso las muertes en todo el país treparían significativamente. Al tiempo que centenares de madres lloran hijos no se conocen pronunciamientos de gobierno latinoamericanos sobre estas prácticas de exterminios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: