La presión imperial

Tres inefables senadores de la nación imperial, Marco Rubio, Ted Cruz y Rick Scott, “republicanos” ellos, presentaron un proyecto de ley para sancionar a los países que acuerden con Cuba colaboración médica. Por extensión cuestionan los avales de organismos internacionales como la OPS. En plena campaña electoral, la derecha más rancia norteamericana, medra e intenta perjudicar a los sectores más desprotegidos de nuestros países que han encontrado en la solidaridad cubana un apoyo relevante. Hablan, con falacia, de tráfico de médicos. En Uruguay, por ejemplo, miles recuperaron su visión. En Brasil, Ecuador, Bolivia, donde gobiernos regresivos prescindieron de la presencia cubana, alimentando fantasmas, la catástrofe sanitaria es criminal. La miopía política y el odio, a  ver algo distinto, hace que continúen con prácticas históricamente fracasadas que no han quebrado la dignidad del pueblo caribeño. Los pueblos tendrán que confrontar con estas actitudes imperiales y exigir a sus respectivos gobiernos no ser furgón de cola de un gobierno imperialista que poco le importa la salud de la gente; todo es válido para ahogar la isla. Ho home!

A %d blogueros les gusta esto: