Kbrones: la cooperativa como oportunidad

La cooperativa Kbrones surgió en una cárcel argentina (Unidad nº 12 de Gorina), siendo la primera en Latinoamérica que da oportunidad a quienes han pasado por la privación de libertad. Muchos de sus miembros venían de los talleres  textiles clandestinos donde eran harto explotados.  La pandemia los “reinventó” y ahora confeccionan barbijos, camisolines. Ya han hecho más de 400 mil cubrebocas. “Una sinfonía mecánica suena en el taller de la cooperativa Kbrones. Proviene de las overlock que trabajan afinadas. La orquesta de siete costureros no da puntada sin hilo en la tarde diáfana de Barracas (Ciudad de Buenos Aires) Las agujitas bailan un eterno sube y baja sobre la tela virgen. El gran final del concierto textil es a todo trapo. Nace el inmaculado camisolín”, nos cuenta en una crónica que sitúa en el lugar, Nicolás G Recoaro, en la publicación cooperativa vecina Tiempo Argentino en su edición del pasado 10 de enero. Por la nota nos enteramos que tienen 10 años de existencia y que no la han tenido fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: