Inversión, guambia los chinos

CEPAL, en uno de sus tantos materiales dio cuenta de la inversión extranjera en América Latina. El año pasado la misma tuvo un fuerte efecto negativo, a consecuencia de la pandemia. China es, en la región, un jugador medular y de creciente participación. “Por otra parte, indica la publicación cepalina abriendo el abanico- las salidas de inversión extranjera directa (IED) desde China -incluido Hong Kong (Región Administrativa Especial (RAE) de China)-, han crecido de forma sostenida y han pasado de representar el 5.5% del acervo mundial de IED en el exterior en 2000 a  el 11% en 2020. Esto llevó a que el país se convirtiera en el tercer origen de IED del mundo después de la Unión Europea y los Estados Unidos”. Acá, “en América Latina y el Caribe ingresaron 105.480 millones de dólares por concepto de inversión extranjera directa (IED), lo que representa unos 56.000 millones de dólares menos que en 2019”; atribuible al  impacto pandémico Tan solo cinco países recibieron, en el 2020, más inversión que la que habían tenido el año anterior: Las Bahamas, Barbados, Ecuador, Paraguay y México. A Brasil la inversión se le cayó en un 35.4 %. CEPAL, baja línea, y dice aspirar que el covid “es una oportunidad” para reelaborar vínculo con China  y diseñar “políticas que aseguren que las inversiones de ese país contribuyan a fortalecer las capacidades productivas en los países receptores, a establecer vínculos con proveedores locales, a generar empleo y a promover el desarrollo sostenible. Además, en el ámbito de las relaciones entre China y América Latina y el Caribe, se impone la necesidad de promover una aproximación basada en un mayor nivel de cooperación regional, para que los países de la región pueden tener más margen de acción a la hora de definir sus políticas de inversión y comercio”. Mientras esto sucede, entre 2005-2020- los chinos otorgaron en América Latina 99 préstamos que ascendían a la friolera de 137 mil millones de dólares. China concentra sus inversiones en “el barrio”  “principalmente, la minería, la energía y la infraestructura de transporte”. El suministro de vacunas fue otro canal que contribuyó a la consolidación de la  presencia sino en esta parte del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: