Se escapó la liebre

En lo que adquirió cierta habitualidad, llegó, procedente del puerto de Montevideo a Barcelona, España, una tonelada de cocaína en un contenedor. Recientemente el gobierno decidió dar a conocer la información, Fiscalía inició una investigación. Fallaron controles, hay permisividad o corrupción. El periódico cooperativa  La diaria señaló que el contenedor en cuestión llevaba dos calderas industriales remitidas por una empresa “nacional” de propietario extranjero. Se les escapó la liebre.

Por otra parte, en estos días se ventiló que Germán Cardoso, colorado, ministro de Turismo, tendrá que presentarse en el Parlamento, como en el 2017, para explicar sus vínculos con gente indagada por la Justicia penal, en particular con su amigo y coordinador de la Jefatura de Policía de Maldonado, Fernando Pereira, imputado de varios delitos.  El jerarca, con lazos familiares en el partido Nacional,  recibió el respaldo del presidente, la coalición y sus correligionarios. El FA pidió su renuncia. Velando por el interés público,  el ministro consultaba y hacía solicitudes al coordinador, extremo que no ameritó imputarlo penalmente. Por ejemplo, es difícil defender la solicitud de información que hizo el ministro a propósito de una espirometría a una amiga de su esposa que había chocado en la rambla esteña. Nada que ver con el uso de influencias. Revival de viejas prácticas. Seguro se harán cargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: