La construcción del relato

A las pocas horas que asumió Luis Alberto Lacalle Pou Herrera Brito del Pino, miles de estudiantes volvieron a las aulas. Veamos lo que se aproxima. No sin cierta sutileza, el gobierno entrante y sus operadores han destacado lo novedoso que fue que el proyecto de ley, que ingresará al Parlamento como de urgente consideración, se conociera antes de su tratamiento parlamentario. Es una realidad que el borrador se conoció antes, pero ello encubre lo de fondo: que es discutible su urgencia y que es absolutamente disparatado discutir temáticas complejas, de variado alcance, en un puñado de semanas. Recuérdese que el borrador inicial tenía más de 400 artículos. Por lo que difundirlo antes era una imperiosa necesidad. No iba tanto por una cuestión democrática, si de conveniencia. Así el borrador de ley de urgente consideracion (LUC) -mecanismo previsto en la Constitución- ha sido utilizado por otros gobierno; claro que en forma más acotada. El proyecto, en realidad anteproyecto, es en el fondo un programa de gobierno que, dada la composición de la coaliciòn y su dependencia de la ultraderecha de Cabildo Abierto (CA), precisa ser tramitado rapidamente. Si bien se puede entender que la seguridad sea una urgencia, (aunque se plantea más de lo peor y se ignora la violencia doméstica y de género) también lo es la falta de vivienda y la reversión de la parsimonia en torno al esclarecimiento de la violación de los derechos humanos durante la dictadura cívico-militar avalada, en su momento, por sectores de los partidos tradicionales. Sobre estas cosas, nada…El Partido Nacional, el herrerismo en concreto, tiene aversion al Estado y sus empresas publicas; eso los lleva a planteos privatizadores. Habrá que ver si el el abanico de cuestionamientos, intensos y consistentes de muchos de ellos,  sensibilizan a la derecha ascendida al gobierno. Los cuestionamientos van desde caratular la iniciativa como LUC, hasta los contenidos en materia penal, de seguridad, educacion, derechos laborales, privatizacion, etcétera. Los organismos que han cuestionado van desde el Fiscal de la Nación, la UdelaR, PIT-CNT, gremios docentes (Ades Montevideo se plantea parar el día 12 de marzo), colonos, Federaciones de cooperativas de vivienda y la nueva oposición política. Por el contrario hay que observar los aplaudidores y los que guardan sospechoso silencio; tal vez los beneficiarios de las proximas políticas. Para la derecha imponer una agenda restrictiva y de beneficios para los sectores historicamente favorecidos le costará, más si lo quiere tramitar -la LUC va en tal dirección- a los ponchazos, prescindiendo de los reclamos Institucionales y de organizaciones de las más variadas entidades.Esta será la primer batalla que librará la izquierda y el movimiento social; casi enseguida vendrá la ley presupuestal. Será, para el movimiento popular y sus organizaciones, un año de mucha calle, diálogo -para revertir o limar las aristas más crueles de las políticas que se vienen-, creatividad y confrontacion; articulando las diferentes organizaciones. Dar batallas atomizados desgastará y quebrará potencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: