Hágalo seguro

En la composición de los préstamos que reciben las cooperativas hay rubros, como la seguridad, -clave en las obras- que no tiene financiación. De todas maneras los cooperativistas deben recibir, desde su Instituto Asesor, capacitaciones, contratar técnico prevencionista desde inicio de la obra hasta el final, adquirir equipos protectores (generales y personales), entregar dos juegos de ropa anual a sus contratados, entre otras cosas. Todo esto implica una serie de recursos económicos que debe poner la cooperativa, de ahí la necesidad de arrancar la obra con un volumen relativamente importante de dinero. La ingeniera tecnóloga prevencionista Rudyt Guimaraens comenta que el rol de prevencionista es “cuidar la salud y seguridad de los trabajadores en sus puestos de trabajo. Implementar una política de Seguridad e Higiene en el trabajo. Identificar peligros, evaluar riesgos y aplicar o recomendar medidas preventivas y correctivas”. La prevencionista ha recopilado información de interés. Por ejemplo en materia de accidentes se registran un 30% en miembros superiores; 25% en inferiores; 18% en cabeza; 14% en espalda. Sesenta de cada 100 accidentes en la industria lo sufren trabajadores con menos de un año de antigüedad en el ramo. 

A los efectos de cumplir con toda la normativa sobre seguridad e higiene el decreto 125/2014 y otros instrumentos como la ley de responsabilidad penal empresarial y los comités de seguridad en obra, con sus delegados,  y las inspecciones del MTSS son vitales. 

Aunque ha caído mucho el nivel de actividad se estimaba, a fines del año pasado, que en la construcción en forma directa había empleados 49. 044 personas. Esto lo explica el tren Central y la Planta de UPM en Centenario. Ocho de cada 100 personas empleadas lo hace en la construcción. 

El mejoramiento en los niveles de seguridad, en una actividad riesgosa, también ha tenido que ver con la existencia del SUNCA. Cada cooperativa en obra, -modalidad que ha ido incorporando construcción en altura-, debe cumplir, a rajatabla, con todas las medidas y requisitos previstos; sin más.