Nomenclator: ciudades sin mujeres

Nomenclator: ciudades sin mujeres

abril 23, 2022 Desactivado Por admin

La Comisión de Obras y Nomenclátor (CON) de la Junta Departamental de Flores (JDF) recibió el año pasado, de parte de la edila Zulma Sosa de Treinta y Tres, una petición (elevada a todas las Juntas Departamentales), solicitando el estudio de acciones concretas que apunten a la equidad de
género reconociendo a las mujeres, desde nuestro ámbito y accionar legislativo.

Recibido el expediente se pone a estudio de la CON, apoyándome además en otras oportunidades donde he realizado exposiciones o argumentaciones sobre la inequidad de género como deuda histórica de la
sociedad, en el reconocimientos al nombrar, calles, salas, museos, monumentos en nuestras ciudades.
Esto es muy importante porque nuestra ciudad es un testimonio vivo, un mensaje constante en el aporte cultural en todos nosotros y que va generando en la comunidad un imaginario y una conciencia vivencial, que hoy tal cual se ha consolidado a través del tiempo, es machista y patriarcal, donde solo se han destacados mayoritaria y abrumadoramente a varones gloriosos; no así a las mujeres.

Nos propusimos como Comisión el estudio minucioso y serio de ésta propuesta. Por lo que elaboré un proyecto accesible y cauto para que cada uno de los integrantes de la misma debatiera a su interna, para luego concluir en un proyecto de decreto, que fuera una acción concreta, una línea de acción, una señal que queremos aportar algo concreto, tangible y real a la formación de la ciudad y de lo urbano como un recurso latente que puede ser transformador, creador de sabiduría y formación en todos nosotros, desde una perspectiva de género.
La propuesta concreta fue crear un proyecto de decreto con validez solo para el actual periodo legislativo (2020/25) para el nombramiento de las calles, museos, salas, monumentos, etc. (solo y únicamente los que surgieran en éste período) a razón de un hombre-una mujer. Así lograríamos que un 50% de los nombres que nuestra comisión otorgue, serán de mujeres ilustres, valiosas, ejemplos de nuestro departamento, del país o del mundo.
Era una simple señal, una oportunidad que se brindó al cuerpo legislativo en plenario, para que diera una señal con una acción real, tenue pero significativa, con perspectiva de género. La JDF el 27 de Setiembre de 2021, en un acto sin antecedentes (por el retroceso que implica en una visión de género), -cuando se somete a votación el proyecto-, el oficialismo departamental (Partido Nacional) vota en forma negativa, haciendo uso de su mayoría. Por lo que se archiva el proyecto.
El Partido Nacional en Flores no quiere ir hacia la igualdad de género, levanta muchas veces banderas vacías, es indiferente en éste tema, porque cuando tiene la posibilidad de dar un paso real y simple, no lo da; es machista, patriarcal y caudillista.
Así, con éstas acciones, jamás saldaremos la deuda histórica que nos invisibiliza como mujeres, que no nos reconoce. Es por ello que nuestro nomenclátor en Flores (pero sin temor a equivocarme extensible a todo el país) tiene el 98% de calles y salas con nombres de varón. Históricamente ha pasado y la responsabilidad es de nuestra sociedad pero fundamentalmente de todos los legisladores que pasaron por éstas bancas, que no tomaron acciones concretas, porque es cometido y rol de las JD.
Lo mismo ha pasado en otros departamentos. Muchas iniciativas de éste tipo se han promovido o liderado incluso desde los intendentes. Recuerdo la ropuesta del intendente Di Candia en 2019 “Mujeres con Calle” con el apoyo de la Arq. Silvana Pissano (Directora en ese momento de Desarrollo Urbano de la Intendencia de Montevideo) en donde se proponía que 3 de cuatro calles que se nombrarían llevaran nombres de mujer. La JDM apoyó el proyecto de decreto esa vez; un ejemplo a la altura de la sociedad actual, intentando que el lenguaje simbólico del nomenclátor sea transformador desde lo urbano y nuestro proceso cultural.
En Flores, si bien nuestra bancada del Frente Amplio lideró la moción, argumentó, intentó tender puentes de equidad y de negociación política, teniendo una posición real y visión con perspectiva de género y reconocimiento, fracasó en el intento. Buscamos que todos los partidos acompañaran, para que fuera ejemplo real, que sirviera a los legisladores que vendrán y al país en general, Flores pudo haber sido ejemplo a nivel país y fue vergüenza.
He pedido, en forma particular, que propuesta se trate en el Congreso Nacional de Ediles que se llevará a cabo en Salto éste mes. Solicite poder exponer y que se invite a la colega Sosa de Treinta y Tres. Igualmente llevaremos la vergüenza de lo acontecido, para que sea referencia de lo que no puede pasar, empero no detendré el camino hacia la visibilidad y reconocimiento de la mujer en todos los ámbitos, pero fundamentalmente desde lo urbano o lo edilicio. Reconocimiento en el nombramiento de nuestra ciudad como el espacio por excelencia de creación de conciencia cultural colectiva, como símbolo también de trasformación, como lenguaje vivo y que puede marcar o fomentar valores de generación en generación.
No está mal recordar que una visión de verdadera equidad, de éste tema, sería renombrar todas las calles de las ciudades, colocando el 50% de las mismas con nombre de mujer. Esto hoy es igual de equitativo como extremo y seguramente no estemos preparados como sociedad para hacerlo ni para sostenerlo, pero sería el acto de verdadera justicia.
Por ello vuelvo a nombrar el carácter simple y el tono casi sutil de la propuesta que no fue aceptada, era casi un gesto más que una acción, solo una herramienta que se decidió no usar como primer puntapie para comenzar a transitar un camino distinto. No nos rendiremos y esperemos señales desde otro ámbito nacional, hacia allí vamos.